Toggle navigation

Precio del Aceite de Oliva Lampante

Según los datos registrados por POOLred, la cotización media de la última semana desde el 09 de Septiembre de 2019 al 15 de Septiembre de 2019 definida por la venta de 300 toneladas de aceite de oliva lampante es de:

1,990 € € / kg
1.989,760 € € / tonelada

El precio del aceite lampante en origen disminuyó 4,2 céntimos de euro por kilo respecto al precio medio de la semana anterior, y las ventas disminuyeron un 13 %.

Vemos a continuación un gráfico con la evolución de la cotización del aceite de oliva lampante:

Precio Mensual en € / 100kg

Fuente: Comisión Europea

Obtén más información del precio por tipo de aceite:

precio aceite virgen
precio aceite virgen extra

¿Qué es el aceite de oliva lampante?

Su nombre proviene del aceite utilizado tradicionalmente para el combustible de las lámparas de aceite. El aceite de oliva lampante es el aceite de oliva de la peor calidad, que se caracteriza por tener un grado de acidez muy alto (superior al 2%) y un olor y sabor muy desagradables, con muchos defectos y un 0 de nivel de frutado en cata.

Aceite de Oliva Lamapante

Este tipo de aceite proviene de aceitunas degradadas, que han sido recogidas del suelo, se han madurado en exceso o se han sometido a una mala manipulación.

Estas características hacen que este tipo de aceite no cumpla con los estándares mínimos de calidad establecidos por la reglamentación de la Unión Europea, por lo que está prohibida su comercialización para el consumo humano.

¿Para qué se usa el aceite lampante?

El aceite lampante se traslada refinerías para reducir el grado de acidez y corregir sus defectos. Para ello, se somete a procesos fisico-químicos (de decoloración, sometiéndolo a grandes temperaturas, etc.) y se obtiene el aceite de oliva refinado, que si bien su nivel de acidez es menor, no presenta las características organolépticas necesarias de sabor o aroma, y aún no es permitido su consumo.

El aceite obtenido es mezclado finalmente con aceite de oliva virgen para obtener lo que conocemos por aceite de oliva, a secas, que ya si es apto para su consumo pero su calidad y propiedades quedan lejos del aceite de oliva virgen o virgen extra. Este producto final es un aceite muy utilizado en España para freir, que sigue siendo mucho más beneficioso que otros aceites como el de palma o girasol, y su producción es necesaria para satisfacer la demanda general de aceite de oliva.

Los consumidores españoles suelen elegir el aceite de oliva buscando la mejor relación calidad-precio, pero por desgracia, muchos de ellos aún no entienden las diferencias de calidad entre los distintos tipos de aceites, así como tampoco conocen los aspectos que se deben tener en cuenta para valorar un aceite de calidad, por lo que suelen priorizar el precio y acudir a su marca de confianza. Esto hace que el aceite de oliva obtenido tras un proceso de refinado siga consumiéndose en los hogares incluso en mayor proporción que otros aceites vírgenes de mayor calidad. Esta falta de cultura gastronómica del aceite de oliva se acentúa aún mas en el mercado internacional.

OK

Nuestra web utiliza cookies ¿Estás de acuerdo? política de cookies